16/9/12

DIFER-ENTE.

Un ente que difiere. Estaba claro. Como el di-ente (jiji) de Matt Bellamy.

¡Ser diferente es megachachi! Significa que tienes personalidaaaaaad, que atraes más a la geeeeeente, que puedes dejar de arrastrar palabras como un imbéeeeeeeecil...

NO. ES MENTIRA TODO.

Dicen por ahí que no ser normal MARCA la diferencia. Y ABC y El país. Yo creo que sí, que es cierto, ¿pero es esto beneficioso? ¿RILI? Creo que no. Es decir, está muy bien considerar que no sigues a la masa

"QUE NO ME SIGÁIS, COÑO, MECAGÜENTÓLOVERDE."

, lo cual es comprensible, pero eso significa que la masa -generalmente- te despreciará a ti. Imaginaos un mundo en el que las pizzas nos repudiaran, es terrible. NADIE quiere ser despreciado. Lo pongo en negrita porque potencia mi argumento y me hace más chachi. 

Total, al final acabamos haciendo o diciendo cosas que hacen o dicen los demás solo para ser aceptados. Con esto quiero llegar a que por mucho que nos creamos diferentes al final somos todos un poco iguales. "¡Ay adri pero yo soy super alternativo y no sigo modas, o sea, saes? (cambio los signos por una simple razón. Porque puedo), ¡yo no me dejo llevar y me gustan los unicornios bipolares de la dimensión Z!" Eso está muy bien, entrañable personajillo imaginario de mi mente, pero no eres ninguna excepción. Desgraciadamente, todos somos tan iguales en tantas cosas que si hiciéramos una lista de las cosas en las que la mayoría somos iguales sería más larga que la cola'l paro. 

En todo caso, y aunque ser diferente no sea plato de gusto (imaginaos masticando la vajilla de vuestra abuela, obviamente desagradable), siempre está bien mantenerse fiel a lo que uno decide que es. Quizá no les agrade a los demás, pero habrá que hacer el esfuerzo y hacer que no nos importe. Lo bonito es que seguro que hay personas que valorarán lo que tengamos diferente (¡o que lo diferente sea igual a la cosa diferente nuestra! ¡Yay :D!), y creo que este pequeño reconocimiento puede vencer al rechazo de la sociedad. Y aunque penséis que no tengáis nada de especial siempre llega el momento del reconocimiento (no estoy hablando de una revisión médica), eso que nos hace tan felices. Sobretodo cuando es algo de nosotros mismos, no solo de lo que hacemos. Que a alguien le guste lo que tú eres creo que es una de las cosas más maravillosas que otros pueden darte o decirte. Siempre he pensado que ojalá no tuviéramos reparo a la hora de exaltar lo que vemos en otras personas y nos gusta. Es decir, ¿por qué no? :3. No siempre hay por qué criticar o decir lo malo.

Citando Origen (Inception), un peliculón, "las emociones positivas vencen a las negativas. Todos anhelamos la reconciliación, la catarsis". ¿Librarnos de ataduras y tormentos para poder ser nosotros mismos o atormentarnos más pensando que no valemos como somos? ¿Estar contento con uno mismo o cambiar lo que cada uno tiene de especial para contentar a otros? ¿Valorar lo que piensa la gente a la que gustamos o cambiar para gustar a los que no gustamos? Da que pensar. Pero ya hemos pensado demasiado por hoy. Consultadlo con vuestro médico de cabecera, está justo detrás de vuestra cama. De ahí su nombre. 

4 comentarios:

  1. Una vez me diste un discurso del estilo pero sin chistes de la masa y mucho más cortito. Y desde que te conozco sé que no te gusta encasillar a la gente y que uno debe ser él mismo :) ¿ves? Si es que eres un hermano mayor formidable.

    El caso es que la forma en la que te expresas lo deja todo bien clarito y tu personajillo imaginario ese que tienes metido en la cabeza y que dice "saes?" nos ha calado a todos.

    Sigue así, bichito. Hijo de fruta cómo adoro tus entradas.

    ResponderEliminar
  2. Jopé, incluso con chistes llega a ser profundo xD
    Creo que es cierto lo que dices; llegados a un punto en la vida, te das cuenta de que lo que crees que te hace diferente a los demás es similar en muchas otras personas, y esto bien puede ocasionarte una pérdida de identidad o una valiosa lección.
    Puede que muchas de las personas que se creen diferentes no lo sean, pero sí que es verdad que cada persona es única, y que encontrar a alguien que comparte tus mismas singularidades es extraordinario.

    Gran entrada! ^^

    ResponderEliminar
  3. «La clave de la autoestima es la aceptación incondicional de los demás, y por ende, de uno mismo».

    ResponderEliminar

Que buen@ eres, ¿vas a dejar un comentario? :_3